Home » » Rammstein cierra con espectacular show una nueva versión del RockoutFest

Rammstein cierra con espectacular show una nueva versión del RockoutFest

Publicado por Óptima F.M | 4 de septiembre de 2016 | 17:03

Los alemanes demostraron sobre el escenario por qué son uno de los shows más comentados de los últimos años. La antesala a esto, a cargo de TheOffspring, estuvo a la altura para dar un cierre adecuado al evento que convocó más de diez mil personas.

Uno podrá estar de acuerdo o no con el rumbo que desde el año 2000 en adelante tomó TheOffspring con su música, volcándose a un espectro más comercial y explotando al máximo su lado más “pop” en desmedro de sus inicios, en los que el punk y el hardcore eran los claros dominadores de su repertorio. Pero para Dexter Holland, Noodles y compañía esas discusiones son nimiedades. Asuntos que nada tienen que ver con la banda y su vocación de estadio, tal y como lo demostraron en su show en el marco del RockoutFest, evento en el que su máquina de hits funcionó de las mil maravillas, con más de diez mil personas coreando todas sus canciones.

“All I Want”, “Come out and play (keep’ emseparated)”, “Original Prankster”, “Whathappened to you” y “Wantyoubad”, entre otros, fueron parte de un repertorio que puso el ánimo de fiesta en este mega concierto, luego de la maciza y extrema presentación de los suecos Meshuggah. Ese estado, que es característico de cierto repertorio de los californianos, fue un respiro, al igual que sus temas más punk, en los que recordaron sus inicios y a los que el público, bengala en mano, respondió con sendos moshpits en una cancha repleta.

Siempre en este ámbito más festivo, la banda se dio el lujo de bromear “con los padres que están en tribuna. Gracias por haber traído a sus hijos para que los pervirtiéramos”, decían Dexter y Noodles al unísono antes de que tocaran “Prettyfly (for a whiteguy)”, haciendo saltar a las más de diez mil personas que llegaron al evento, las que sólo recibieron palabras de agradecimiento por parte del grupo. De esta forma, la presentación de los californianos se cerró con “Selsesteem”. La advertencia inicial de los alemanes Rammstein auguró lo mejor. “Disfruta del espectáculo y no te preocupes por grabarlo”, apareció en las pantallas antes de que los germanos se tomaran el escenario del Santa Laura, para dar cierre a esta nueva edición del RockoutFest.

En efecto, el show más esperado de la noche también resultó el más espectacular. Desde el inicio, con las pantallas realizando una cuenta regresiva, los germanos liderados por TillLindemann, apostaron a la espectacularidad de su puesta en escena, la que incluyó fuegos de artificio, mucho fuego, luces y la particular puesta en escena de los alemanes, cultores de un metal industrial que con los años, ha ganado su espacio como show imprescindible en un estadio.

El estadio Santa Laura, con su cancha repleta y una parte de las tribunas con público, fue testigo de cómo los alemanes dominaron a su antojo cada pulgada del escenario y, al mismo tiempo, su comodidad con un público al que ya habían visto pero hace casi seis años exactos en la comuna de La Florida, cuando Rammstein pisó por primera vez el suelo chileno. En esta ocasión, Lindermann y compañía llegaron al país con XXI, un box set de lujo con ediciones en vinilo de los álbumes de Rammstein, por lo que esta presentación fue una suerte de “grandes éxitos”, como el inicio del set con “Ramm 4” y “Reise, reise”. Siempre acompañados de un espectacular juego de luces y pirotecnias varias, como la que emuló a un chaleco-bomba, con una clara intencionalidad, un discurso irónico de la amenaza terrorista.

La potencia del show, tanto visual como musical, de los alemanes se sintió de principio a fin. En “KeineLust”y “Feuerfrei!”, las llamas se tomaron el escenario, en adición a la pirotecnia, en un espectáculo visual que está lejos de lo que otras agrupaciones pueden presentar. Y es que para Rammstein, ambos elementos son esenciales en su atrevida, a veces chocante, propuesta. Claro, no siempre es todo violencia, como lo probaron en “Seeman”. O en otras, apelar a lo grotesco, al sadomasoquismo como elemento rupturista del concepto del espectáculo de estadios, como en “Ich tu dirweh”. Finalmente, la banda germana dejó lo mejor para el final. Desde los fuegos incendiarios que acompañaron al –a estas alturas– clásico de la banda, “Du hast”, hasta el increíble espectáculo pirotécnico final con “Amerika”, en el bis que los alemanes brindaron al público, todo el show que entregaron colocó un broche de oro a una jornada llena de guitarras en la que el rock más duro fue el protagonista.  

Fuente: Emol.com