Home » » Se conocen los secretos de "This is it"

Se conocen los secretos de "This is it"

Publicado por Radio Optima fm stereo. | 18 de octubre de 2009 | 2:23

Domingo 18 de Octubre del 2009 .-

Mientras www.michaeljackson.com acaba de estrenar este viernes un nuevo clip de avance de la película con el rey del pop cantando “Human Nature” y la farándula gringa discute si es cierto o no que los Jackson no han recibido invitaciones para la premiere de “This is it”, algunos medios norteamericanos publican sendos artículos sobre lo que verá en los cines a contar del 28 de octubre.


La revista Entertainment Weekly trae a Jackson en la portada, con una imagen de los últimos ensayos y da luces sobre cómo trabajó en sus últimos cuatro meses de vida, que aceptó filmar, sin la intención de mostrarlos algún día. Al menos no en una película-documental-musical sobre un concierto que nunca sucedió y con un estreno planetario.

“Rompe el corazón y, al mismo tiempo, inspira. Da escalofríos”, dice sobre el registro Amy Pascal, ejecutiva de Sony Pictures, distribuidora que se adjudicó los derechos del material por 60 millones de dólares a las pocas semanas del repentino deceso del rey del pop.

En “This is it” quedan de manifiesto los deseos de Jackson por hacer de su regreso a los escenarios tras 12 años de retiro algo memorable. Quería recrear en el escenario las cataratas africanas de Victoria, con cascada de agua y todo. Sin embargo, según relata Randy Phillips, presidente de AEG Live, empresa realizadora de la gira, cuando el presupuesto se elevó por sobre los 24 millones de dólares, se reunió con Michael y Kenny Ortega, su coreógrafo y director del filme con el fin de “aterrizar” los planes. “Kenny le dijo ‘Michael, tienes que parar. Tenemos un show increíble, no necesitamos más adornos’. Michael contestó ‘Pero Kenny, esta noche Dios canaliza esto a través de mí. No puedo dormir porque estoy sobrecargado’. Entonces, el coreógrafo intentó razonar: “Pero Michael, tenemos que terminar. ¿No puede Dios tomar vacaciones?”. Y la respuesta de Jackson: “No entiendes. Si no estoy aquí para recibir estas ideas, Dios se las podría dar a Prince" ... Prince su eterno rival.


Desde el 25 de junio las versiones han sido encontradas. Unos dicen que estaba saludable. Otros que estaba enfermo y débil y que no aguantaría el ritmo y presión que implicaban las 50 fechas comprometidas. Según los adelantos, no es difícil predecir que “This is it” será un espaldarazo al primer grupo. Porque sin bien Jackson estaba indiscutiblemente delgadísimo, la autopsia diría que, salvo pinchazos y las evidencias de niveles letales de propofol y otros tranquilizantes, era un hombre sano para sus 50 años. Y así se ve en los videos de avance del filme que ya circulan en la web.

Quienes trabajaron con él en los preparativos aseguran que jamás sospecharon del abuso de fármacos, pero reconocen que comía poco y no descansaba lo suficiente. Que el coreógrafo Travis Pyne se preocupaba de darle bebidas energéticas y suplementos alimenticios. Él mismo revela que más de alguna vez Michael llegó contando que no había dormido nada, pero que las preocupaciones se terminaban cuando lo veían ensayar con ganas en el escenario del Staples Center de Los Angeles. Incluso dicen que a los bailarines jóvenes les costaba seguirle el ritmo. Y para Jackson la respuesta era simple: “Sólo pon a la gente ante el escenario. Ellos son mi combustible. Son mi alimento. Su amor me hará llegar hasta el final”.

Un reciente artículo de Los Angeles Times sobre “This is it” sentencia que en el filme, con sus cinco décadas a cuestas, el “moonwalker” aún luce sus pasos de baile, mantiene su buen gusto para vestir, controla hasta el más mínimo de los detalles, interrumpe ensayos para dar órdenes… es el jefe absoluto de quienes comparten su escenario. Es todo eso, “pero no un moribundo”, dice el artículo. Según el equipo que preparaba con él los conciertos, “estaba focalizado, emocionalmente preparado y en forma” para enfrentar la gira.


“Era un verdadero bailarín”, cita el periódico a Daniel Celebre, bailarín del espectáculo, quien agrega que “siempre se estaba moviendo. No se podía quedar quieto”. Otro integrante del team, Timor Steffens, confiesa que “te ponías nervioso estando al lado de Michael. La energía que irradiaba era demasiado poderosa”.

Según Ortega, Michael pasó los últimos años de su vida buscando algo que hacer. Pero no quería volver con cualquier cosa e incluso rechazó una oferta para hacer un espectáculo en Las Vegas. “Tiene que ser importante. No podemos hacer algo porque sí”, aseguraba Jackson, deseoso de revivir su carrera y finanzas que habían caído en picada tras las acusaciones por abuso de menores y que lo llevaron a defenderse ante la justicia, que lo terminó declarando inocente a mediados de la década.

Las motivaciones del astro eran más profundas. Estaba preocupado por difundir un mensaje de amor, paz y responsabilidad ecológica y, por sobre todo, estaba deseoso de hacer luego de haber criado por más de una década a sus tres hijos. Michael pensaba que ya estaban lo suficientemente grandes como para apreciar su arte y, al mismo tiempo, él se sentía lo suficientemente joven como para poder hacerlo.

Entertainment Weekly también revela las experiencias de los colaboradores de Jackson el 25 de junio. La agenda de la jornada establecía que se ensayaría un número ilusionista que sirviera de transición entre “Dirty Diana” y “Beat it”. Cuando el equipo supo que el protagonista del show estaba con problemas de salud, permanecieron en el Staples Center hasta que la noticia de su muerte dejó de ser un rumor. “El sentimiento generalizado fue de aturdimiento. Nadie sabía qué hacer”, cuenta Payne.

Por su parte, Randy Phillips cuenta que cuando Jackson era trasladado de urgencia al hospital, él vio cómo en la ambulancia intentaban salvarle la vida. “Nunca lo olvidaré. Todos corrían y trataban de revivirlo. El Doctor Murray, médico personal de Jackson estaba ahí, vuelto loco”, recuerda. Dice que una enfermera salió a buscar a la mamá del cantante, quien aún no llegaba porque había ido con la familia a otro hospital. Entonces, la mujer le dijo que Michael estaba con “asistencia vital”, que tenía muerte cerebral, pero que aún respiraba, versión que contradice a las que aseguran que el astro murió en su casa mucho antes que llegaran los paramédicos y que fue Murray quien insistió en llevarlo al hospital, aunque ya no había vuelta.